El programa para favorecer la autonomía dentro de Metro, reconocido como buena práctica en RSC

El premio LARA ha sido reconocido como ‘buena práctica en RSC’ en la I Semana de la Responsabilidad Social Corporativa de Madrid
En el marco de la I Semana de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) de Madrid. La Línea de Apoyo para el Refuerzo de la Autonomía (L.A.R.A.) del suburbano incluye entrenamiento a personas con discapacidad intelectual para el uso de la red

La Línea de Apoyo para el Refuerzo de la Autonomía (L.A.R.A.) desarrollada por Metro de Madrid, ha sido reconocida como ‘buena práctica en RSC’ en la I Semana de la Responsabilidad Social Corporativa de Madrid, que se celebra desde hoy hasta el próximo viernes 30 de noviembre.

El programa, que supone la formación del personal de estaciones para la mejora de la atención a personas con discapacidad intelectual o del desarrollo, permite además entrenar de manera individualizada en el uso de la red de Metro a personas con alguna discapacidad para reforzar su autonomía a través del transporte.

La entrega de los reconocimientos a los ganadores del primer concurso para empresas de buenas prácticas en RSC ha tenido lugar esta mañana y, junto a Metro, también han sido premiados el proyecto Emprende InHealth de Lilly y UnLtd Spain, y el proyecto Despierta.org.

Metro de Madrid explicará su proyecto de inclusión social en la mesa redonda ‘Buenas prácticas en acción social: innovación en la colaboración empresa-tercer sector’, en la que participarán la Fundación Solidaridad Carrefour, Cruz Roja, Cinesa y la Fundación GAES Solidaria.

La Línea de Apoyo para el Refuerzo de la Autonomía (L.A.R.A.) apuesta por favorecer la inclusión social de las personas con discapacidad a través de la creación de un modelo de transporte más inclusivo. Su nombre lo toma de la primera usuaria del programa de entrenamiento individualizado para el uso de las instalaciones de la red de Metro de forma autónoma. Lara, joven con síndrome de Down, es hoy más autónoma e independiente tras aprender a moverse sola por el suburbano con la ayuda de voluntarios de la compañía.

El programa nace como consecuencia de una petición individual cubierta inicialmente a través del programa de voluntariado e impulsada por la línea social de Metro de Madrid. Tres años después, es una pieza clave de su política de RSC y se ha convertido en una línea de trabajo integrada en la estrategia de la compañía como parte del Plan de Accesibilidad e Inclusión de Metro de Madrid 2016-2020.

Persigue la integración social de personas con discapacidad intelectual o del desarrollo de la Comunidad de Madrid a través de la mejora de la atención al colectivo en la red de Metro, favoreciendo y facilitando su autonomía.

Incluye un programa de formación dirigido a empleados para la ‘Mejora de la atención a personas con discapacidad en la red de Metro’, campañas de sensibilización para favorecer una mejora de la imagen del colectivo de personas con discapacidad, acciones para la mejora de la información y la señalización en la red y un programa de entrenamiento individualizado para el uso autónomo de las instalaciones de la red de Metro.

Miguel Ángel García Martín, RSC

Descargar