Metro invertirá 7,9 millones de euros en la renovación de la catenaria de la línea 4

Estación de Avenida de América
La empresa pública ya está llevando a cabo trabajos de renovación en la señalización de la línea. Está previsto que los trabajos afecten al servicio al viajero durante 8 semanas, en las que se reforzarán las alternativas de transporte. Se está planificando la fecha de inicio de este proyecto para que afecte al menor número de viajeros

Metro de Madrid va a invertir 7,9 millones de euros en la renovación de la catenaria de la línea 4 del suburbano madrileño, que hace el recorrido entre las estaciones de Argüelles y Pinar de Chamartín, según un acuerdo del que ha sido hoy informado el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid.

Estos trabajos de renovación tendrán un plazo de ejecución cercano a los 8 meses y harán necesario suspender el servicio en la línea durante 8 semanas. Actualmente, Metro de Madrid está planificando la fecha de inicio de estas actuaciones para que afecten al menor número posible de viajeros.

Durante las semanas en las que esté suspendido el servicio, Metro pondrá a disposición de los usuarios un servicio sustitutivo de autobuses en uno de los tramos afectados. El resto contarán con refuerzo de autobuses de las líneas habituales de la EMT.

Los trabajos que se van a llevar a cabo son para completar la instalación de catenaria rígida en toda la línea 4. Este sistema de transmisión de la electricidad a los trenes se caracteriza por su mayor fiabilidad y disponibilidad y por una menor necesidad de mantenimiento.

Además, el nuevo sistema está preparado para funcionar tanto a 1.500 voltios de corriente continua de potencia como a los 600 actuales. Esto supone que, en un futuro, se podrá aumentar la capacidad de trenes en la línea y reducir pérdidas de energía.

TRABAJOS YA EN MARCHA

Este proyecto se suma a los trabajos que Metro ya está llevando a cabo para renovar la señalización ferroviaria de la línea 4 y que tiene como objetivo reducir los tiempos de recorrido de los trenes, homogeneizando los diferentes sistemas existentes en la línea. De esta manera, se podrá mejorar la capacidad de transporte, la seguridad y la eficiencia en el mantenimiento.

Para que toda la renovación de la señalización sea efectiva, Metro también va a actualizar el nuevo mapa de software en 147 trenes de las series 3000 y 2000, sin que afecte a las necesidades del servicio. En todo ello se invertirá más de 14,6 millones de euros.

Los trabajos para la introducción del nuevo sistema se iniciaron en octubre del año pasado y tienen un plazo de ejecución de 21 meses. Actualmente, se está trabajando en horario nocturno, con un avance de la obra del 75%.

RENOVACIÓN DE ESTACIONES

Todas estas actuaciones forman parte del Plan de Modernización de la línea 4 con el que se busca mejorar la seguridad y la fiabilidad en la explotación. Entre otras medidas, el plan contempla la modernización de cuatro estaciones: Esperanza, Prosperidad, Arturo Soria y Alfonso XIII.

Así, se van a sustituir todos los revestimientos y modernizar las instalaciones y tecnología de los andenes y accesos, lo que facilitará las labores de mantenimiento y mejorará la funcionalidad de las instalaciones. Además, se mejorará y ampliará la red de drenaje y saneamiento de la estación con nuevos sistemas de impermeabilización, se instalarán nuevas canalizaciones eléctricas y se dotará a estos espacios de nuevo mobiliario.

El plan también contempla la eliminación de las instalaciones que tienen elementos con amianto, tanto en túneles como en estaciones.

La actual línea 4 se inauguró en 1932 como un ramal de la línea 2, entre las estaciones de Goya y Diego de León. En marzo de 1944, ya aparece como línea al abrirse el tramo entre las estaciones de Argüelles y Goya, aunque el ramal se siguió explotando de forma independiente. Este se incorporó definitivamente a la línea en 1958, lo que permitió prolongarla entre las estaciones de Diego de León-Alfonso XIII.

En mayo de 1979 se abrió una nueva prolongación hasta la estación de Esperanza. En 1998 la línea alcanzó Parque de Santa María y en abril de 2007 se inauguró la última ampliación, que permitió llegar hasta la estación de Pinar de Chamartín.

Este crecimiento desigual es el que ha provocado que convivan diferentes sistemas de electrificación, así como sistemas de señalización ferroviaria de distintas generaciones, haciendo necesario poner en marcha este proyecto de renovación y uniformización de equipos y sistemas.