Metro invierte 2,9 millones en la modernización de la climatización de los talleres centrales de Canillejas

Talleres centrales de Canillejas
El Consejo de Gobierno ha sido informado hoy de esta medida, que forma parte del compromiso del suburbano madrileño con la sostenibilidad. Los nuevos equipos permitirán un mejor aprovechamiento y ahorro de la energía

El Consejo de Gobierno ha sido informado hoy del proyecto de la empresa pública Metro de Madrid para llevar a cabo la modernización de la climatización de los talleres centrales de la compañía, ubicados en el recinto de Canillejas. La obra contará con una inversión de 2,9 millones de euros y se ejecutará en un plazo de siete meses.

La iniciativa tiene como objetivo la instalación de un sistema de refrigeración que mejore el confort de los puestos de trabajo durante el periodo de verano, para mantener así la calidad laboral del personal que trabaja en los talleres centrales. Esta inversión forma parte también del compromiso del suburbano madrileño con la sostenibilidad, ya que los nuevos equipos contribuirán a un mejor aprovechamiento de la energía.

El proyecto contempla la instalación de 14 climatizadores y 64 aerotermos que contarán, en ambos casos, con doble función de calefacción y refrigeración. Estos equipos sustituirán a los actuales, que han quedado obsoletos. Los nuevos equipamientos se ubicarán en el mismo espacio que los antiguos, aunque se ampliarán las plataformas que los sostienen cuando sea necesario.

Además, se van a instalar tres enfriadoras de agua -dos para climatizadores y una para aerotermos- en la terraza de un edificio de nueva construcción que va a albergar los nuevos transformadores, cuadros eléctricos, motobombas y vasos de expansión. Desde este edificio se realizará una pasarela portante para las tuberías de agua fría, que entrarán en los talleres para su conexión con las tuberías actuales que dan servicio a la instalación de calefacción.

Los talleres centrales de Metro de Madrid se instalaron en el recinto de Canillejas en 1992. Poseen una extensión de 40.000 metros cuadrados y cuentan con taller electrónico, vestuarios y oficinas. La superficie dedicada a revisiones y reparaciones de trenes es de 36.000 metros cuadrados aproximadamente. En este espacio se realizan las revisiones de ciclo largo, que implican desmontar todo el tren, revisar y reparar todos sus equipos. Actualmente trabajan en estos talleres unas 330 personas.