La Comunidad de Madrid abre los talleres centrales de Metro en la XX Semana de la Ciencia y la Innovación

Imagen de los talleres centrales
En actividades del recinto de Canillejas se realizan las revisiones más amplias, que implican desmontar todo un tren, así como la reparación de todos sus equipos. Los participantes también podrán conocer el aula de fuego, donde se prueban los sistemas de detección de incendios del suburbano.

La Comunidad de Madrid abre las puertas de los talleres centrales de Metro de Madrid a los participantes de la XX Semana de la Ciencia y la Innovación, que también podrán conocer el aula de fuego, donde se prueban los sistemas de detección de incendios del suburbano. Ambos espacios se encuentran en el recinto de Canillejas del suburbano. Metro se une, así, un año más a la iniciativa organizada por la Consejería de Ciencia, Universidades e Innovación del Gobierno regional, que entre el 2 y el 15 de noviembre celebra su XX edición.

Con el lema Un planeta, muchos mundos, el evento de divulgación científica con mayor duración en Europa reflexionará sobre la importancia de la Ciencia como elemento de conexión, capaz de proporcionar soluciones a problemas comunes que traigan consigo vertebración, progreso y desarrollo. Asimismo, pretende incidir en el efecto protector de la biodiversidad frente a futuras pandemia como la del coronavirus.

Más de 600 instituciones y 39 municipios de la región colaboran con la Semana de la Ciencia, que apuesta por un formato híbrido, al combinar actividades presenciales con una variada programación online que abarca todas las disciplinas científicas.

En el caso concreto de Metro de Madrid, se ofrecerá al público la oportunidad de conocer de cerca el trabajo de investigación que llevan a cabo los profesionales del suburbano madrileño en el aula de fuego y en los talleres centrales. Será los próximos días 4, 6 y 11 de noviembre, a las 10:30 horas.

Este año, debido a la crisis sanitaria por el COVID-19, el número de asistentes que podrán participar en esta iniciativa se ha visto reducido con el objetivo de cumplir con las indicaciones establecidas por las autoridades sanitarias relativas a aforos y protección de personas e higiene.

Los talleres centrales de Metro de Madrid se instalaron en el recinto de Canillejas en 1992. Poseen una extensión de 40.000 metros cuadrados y cuentan con un taller electrónico, vestuarios y oficinas. La superficie dedicada a revisiones y reparaciones de trenes es de 36.000 metros cuadrados aproximadamente. En este espacio se realizan las revisiones de ciclo largo, que implican desmontar todo el tren, revisar y reparar todos sus equipos.

En cuanto al aula de fuego, también ubicada en este recinto, es el espacio donde el personal de Metro realiza diferentes ensayos para probar los sistemas de detección, protección y extinción de incendios.