sol

Descubre con nosotros las plazas más emblemáticas de Madrid

Metro nació hace cien años en la Puerta del Sol, un emblema de Madrid, cerca de la Plaza de la Villa o la Plaza Mayor. Nuestra historia pasa por las plazas más representativas de la ciudad. Estas son nuestras favoritas.

En 1921, la primera línea se amplió hasta Atocha, pasando por la plaza de Tirso de Molina (entonces estación de Progreso) y Antón Martín. En esta zona se encuentra una de las plazas más bonitas y escondidas de Madrid, la de Matute. 

matuteok.jpg

Y siguió creciendo. En 1924, la Puerta de Alcalá, en la Plaza de la Independencia, fue testigo de la llegada de la L2 a Retiro. La misma línea pasaba antes por la Plaza de Canalejas, con parada en la estación de Sevilla.

canalejasok.jpg

En 1925, el Metro llegó también a Ópera. Desde esa estación, en la Plaza de Isabel II, puedes acceder a la Plaza de Oriente, delimitada por el Teatro Real y el Palacio Real, o acercarte a la Plaza de Ramales.¡Disfruta de las terrazas! 

ramalesok.jpg

La siguiente línea en abrir fue la L3, que llevó el metro a la Plaza de España en 1941. La Torre de Madrid y el Edificio España presiden la plaza desde los años 50. El nuevo mirador hace de este espacio un punto turístico imprescindible. 

plazaok.jpg

En el mismo año se inauguraba la plaza de Callao, que rebosa vida y cultura. Desde ahí puedes bajar andando hasta Cibeles o callejear por los alrededores de Fuencarral y Hortaleza hasta a las Plazas de Alonso Martínez y Chueca.

callaook.jpg

Y nuestra recomendación especial: bájate en La Latina (L5), que abrió en 1968, y disfruta del patrimonio y las terrazas de este barrio, que alberga plazas como la de la Cebada, la de la Paja o la de los Carros. Y, sobre todo, ¡disfruta de Madrid! 
carrosok.jpg