Fotografía en blanco y negro de la Gran Vía en los años 30, con el templete de Metro en primer plano

¡Felicidades, Gran Vía!

En abril de 1910, hace ya 112 años, comenzaron las obras de la Gran Vía, una arteria hoy imprescindible de nuestra ciudad. Su historia ha estado ligada a la de su estación de metro y así han evolucionado ambas. ¡Mira qué tesoros encontramos en nuestro archivo!

Comenzamos por las obras de la propia estación, que empezaron en 1917 en la conocida como Red de San Luis. Formaba parte de la primera línea de Metro, que conectaba Sol y Cuatro Caminos y que entró en servicio dos años después, el 17 de octubre de 1919:

Obras de construcción de la estación de metro de Gran Vía en la red de San Luis en 1917

 

La llegada del metro a la Gran Vía supuso también la incorporación a la misma de uno de sus iconos más famosos: el templete diseñado por Antonio Palacios para albergar el ascensor. Aunque fue desmantelado en 1970, desde el pasado verano madrileños y turistas podemos disfrutar de una réplica en la confluencia con la calle Montera. ¿Aún no la has visto?

Templete de la Red de San Luis en los años 20

Templete de la red de San Luis en una imagen en blanco y negro

 

En su siglo largo de vida la Gran Vía, y cómo no su estación de Metro, han sido testigos del devenir de la ciudad, que nos ha dejado estampas tan impactantes como esta. ¡Un zepelín sobrevolando el centro de Madrid en 1930!

 

Zepelín sobrevolando la Gran Vía en 1930

 

Han sido muchos los fotógrafos que han retratado el día a día de la que con el tiempo se ha consolidado como una de las calles principales de Madrid, como Catalá Roca, al que debemos joyas como éstas, tomadas en los años 60.

Autobús de dos pisos circulando por la Gran Vía en 1964

 

Templete de la red de San Luis en 1964

 

No queremos despedirnos de este repaso histórico sin un toque de color. Así era la estación en los años 80. Hemos cambiado un poco, ¿a que sí?

 

Andén de Gran Vía en 1982

 

¡Y lo que nos queda! De momento, además de recuperar su templete, la estación de metro de Gran Vía ha sido objeto de una ambiciosa remodelación que la ha convertido en la más moderna de la red.

Gracias a estos trabajos, en la actualidad la estación cuenta con un vestíbulo de 2.000 metros cuadrados y es plenamente accesible. En concreto, dispone de 4 ascensores, 13 escaleras mecánicas, 14 máquinas de venta de títulos de transporte y 17 tornos de entrada de estética futurista. Además, un espacio museístico recoge los restos arqueológicos aparecidos durante las obras.

¡No te la pierdas!

Viajeros en la exposición de los restos arqueológicos aparecidos en las obras de remodelación de Gran Vía

 

Andén actual de la estación de Gran Vía tras las obras de remodelación

 

Tornos de la estación de Gran Vía tras las obras de remodelación

 

Interior de la estación de Gran Vía

 

Réplica del templete de Gran Vía recuperado tras la remodelación