estación

Las 10 estaciones más bonitas de Metro

Entre las 302 estaciones de la red de Metro de Madrid las hay clásicas, modernas, enormes, más pequeñas, y todas tienen algo especial. Pero algunas destacan por albergar en su interior verdaderas obras de arte.

Con el paso de los años, ampliación tras ampliación y gracias también a diversos trabajos de reconstrucción y mejora, el metro de Madrid se ha convertido en un museo subterráneo en el que tienen cabida todos los estilos, desde el clásico que se conserva en Tirso de Molina al arte urbano de Paco de Lucía, pasando por la genial obra abstracta de Alsacia o la espectacular cascada de luces de Chamartín.

No es posible recoger todos los tesoros de Metro en un top ten, pero si sientes curiosidad aquí tienes nuestra selección de algunas de las estaciones más bonitas de Metro:

  1. Paco de Lucía

La estación se inauguró en 2015 y lleva el nombre del guitarrista Paco de Lucía, fallecido el año anterior, cuya imagen preside el gran mural que la decora. Esta obra, de 300 metros cuadrados, fue realizada por los artistas Okuda y Rosch333 y lleva por título “Entre dos universos”, en referencia al famoso “Entre dos aguas” de Paco de Lucía y porque en él confluyen los universos de ambos artistas. En el de Rosh333 predominan las líneas curvas y los tonos pastel y en el de Okuda las figuras geométricas, formas estrelladas y colores vibrantes.

La decoración de esta estación formó parte del proyecto de arte urbano “Línea zero” dentro del que se decoraron de forma temporal varias estaciones para poner en valor el arte urbano, que gracias a la estación de Paco de Lucía ha quedado representado de forma permanente en la red de Metro de Madrid.

 

Paco de Lucía.jpg

 

  1. Chamartín

La actual estación de Chamartín, construida sobre la antigua estación de Línea 10, tiene unas dimensiones únicas y eso permitió dotarla de una decoración espectacular que realza precisamente su grandiosidad.

En 2007, los artistas Vicente Patón y Alerto Tellería se enfrentaron al reto de decorar una superficie de 21 metros de altura y 50 de desarrollo horizontal en curva y optaron por un gran paño 1.000 metros cuadrados de cubre tres de los cuatro niveles de la estación.

Titularon su obra Iguazú, pues simula una cascada y, como curiosidad, cabe destacar que se inspiraron en los ábsides catedralicios, a los que les recordaba el espacio curvo disponible, para invadirlo de luz. En este caso se trata de una luz artificial animada por un movimiento incesante vertical que acompaña a los viajeros en su descenso por los diferentes niveles de la estación. ¡No te dejará indiferente!

 

Chamartin.JPG

 

  1. Tirso de Molina

La estación de Tirso de Molina fue diseñada por Antonio Palacios, el arquitecto que realizó el diseño de Metro de Madrid, y abrió al público en 1921 con el nombre de Progreso. En la actualidad conserva su aspecto original, puesto que fue reconstruida, y nos transporta a esos años 20 del siglo pasado en los que predominaban los alicatados.

El vestíbulo está presidido por una bóveda cubierta de azulejos blancos con cenefas horizontales y verticales en azul y frisos de tonos dorados y cobre. Además, en el paño sobre la escalera en dirección Sol se enmarca un antiguo escudo de Madrid sobre un mosaico que forma parte de la historia de Metro desde sus orígenes, ya que se instaló en Cuatro Caminos en 1919 coincidiendo con la inauguración de la línea 1 por el rey Alfonso XIII.

Si quieres saber más sobre Antonio Palacios, no te pierdas este vídeo: https://youtu.be/-DqseoiGmAU

 

Tirso.JPG

  1. Alsacia

Abierta al público en 2011 dentro de las obras de ampliación de la línea 2 a Las Rosas, está decorada por el artista sevillano Luis Gordillo, uno de los principales referentes del arte abstracto de nuestro país. La obra lleva por título “Sueños encerrados” y cubre la mayor parte de las paredes de la estación, superando varias alturas, vigas, cables y las instalaciones propias de la estación.

Está realizada con impresiones digitales de muy alta calidad y se caracteriza por el dinamismo y la vivacidad de los colores propios de este artista.

 

Alsacia.JPG

 

  1. Hortaleza

Esta estación se construyó dentro de la ampliación de las líneas 1 y 4 hasta Pinar de Chamartín, en 2007, y está decorada con un impresionante mural de 50 metros de largo por 6 de ancho titulado “Phortaleza”, obra de los hermanos Juan Carlos y Javier Melero.

Se trata de un mosaico compuesto por 3.796 fotografías que rinde homenaje a las obras de Metro y los trabajos que fueron necesarios para conseguir el espacio. Para ello, los autores seleccionaron imágenes tomadas en diferentes momentos de los trabajos de construcción del túnel y de la estación para conformar un conjunto que representa las columnas que el viajero no ve pero existen tras el revestimiento de la estación.

 

Hortaleza.JPG

 

  1. Sevilla

Los trabajos de la reforma integral de la estación de Sevilla, finalizados en 2019, permitieron sustituir el vestíbulo existente por uno completamente nuevo coincidiendo con el año en el que se conmemoraba el Centenario del suburbano madrileño. Por este motivo, la estación se decoró con planos antiguos de Madrid y fotografías históricas del exterior de la estación reproducidos a gran escala.

Además, durante los trabajos de modernización en la estación de Sevilla aparecieron los restos de un antiguo mural publicitario de cerámica, que ha sido recuperado y actualmente forma parte de la decoración de la misma. Está realizado en azulejos blancos y en él una mujer ataviada con ropa de los años 20 del siglo pasado anima a los viajeros a utilizar ‘Jabón sales de Carabaña. Insuperable para la piel’.

Sevilla.JPG

 

  1. Hospital 12 de octubre

Construida dentro del Plan de Ampliación que concluyó en 2007, la estación de Hospital 12 de octubre cuenta con una espectacular decoración obra de Carlos Alonso Pérez y Luis Sardá de Abreu, titulada “Humani Corpori”.

Se trata de un mural de casi cuatro metros de altura compuesto a por 12 figuras, la mitad masculinas y la mitad femeninas, que representan un cuerpo humano observado desde diferentes perspectivas. De esta forma, la obra persigue provocar en el espectador, en este caso el viajero, la misma sensación que tendría al contemplar una escultura desde todos sus ángulos.

 

Hosp12octubre.JPG

 

  1. Arganzuela-Planetario

Esta estación también fue inaugurada en 2007 y su proyecto ornamental lleva por título “Planeta Arganzuela”. La obra fue ejecutada por Carlos Alonso y Luis Sardá y rinde homenaje al Planetario partiendo de la idea de cómo se ve La Tierra desde el cielo y como se ve el cielo desde aquí.

El elemento principal es un gran planeta realizado a partir de una fotografía aérea de Madrid, en la que, con el Planetario en el centro, los autores trazaron una esfera de 5 metros que simula un cuerpo celeste.  Acompañan a este planeta Arganzuela, formando un sistema solar, varios planetas de diferentes tamaños y colores, suspendidos del techo de la estación y situados a distintos niveles.

 

Arganzuela.JPG

 

  1. Marqués de la Valdavia

Esta estación se construyó dentro de la ampliación de la Línea 10 a Alcobendas y San Sebastián de los Reyes y cuenta con una decoración muy original, que juega con las escalas y el carácter subterráneo del Metro.

Bajo el título “A ras del suelo” su autor, Jorge Bernabeu Larena, aprovecha el gran espacio del que dispone conectando todos los niveles de la estación con el objetivo de que un fragmento del Parque de Cataluña de Alcobendas, bajo el que se ubica, se “cuele” en la misma.

La obra está compuesta por dos grandes murales que reproducen en un formato gigante imágenes fotográficas tomadas a ras de suelo en un parque de Alcobendas. Para reforzar la idea de descenso en la profundidad de la estación su autor ha incorporado áreas de cielo en el mural superior y la zona más baja de césped, próxima a las raíces, en el inferior.

 

marques_de_la_valdavia.JPG

 

10. Alto del Arenal

La estación de Alto del Arenal alberga en su interior el Puesto de Mando de Metro y, aunque tal vez no es de las más espectaculares, destaca porque en ella se conserva un coche clásico similar al que se puede visitar en la exposición de trenes clásicos de Chamartín.

Concretamente, se trata del coche R-122, del tipo Quevedo, un modelo que construía la Sociedad Española de Construcción Naval y que circuló entre 1925 y 1931. Es de color rojo, y en sus laterales se observa el único logo circular que la tenido la compañía en su siglo de historia, entre 1931 y 1939.

Si quieres saber más sobre los distintos modelos de trenes que han circulado en Metro de Madrid en su siglo de vida no te pierdas este vídeo: https://youtu.be/MvynDoffHH8

Además, la estación cuenta con un mural realizado a base de espejos que simula un panel de monitores dispuestos geométricamente en el que se pueden leer las sílabas que conforman el nombre del barrio en el que se ubica, VA - LLE – CAS, y un poema de Benedetti: “Con tu puedo y mi quiero, vamos juntos compañero”, al que puso música el cantautor vallecano Luis Pastor.

 

Alto del Arenal.JPG