Tren interior

Metro utiliza un programa informático para planificar la oferta de trenes

El Covid-19 ha provocado un nuevo mapa de la movilidad en el suburbano madrileño

Los desplazamientos masivos por trabajo o estudios en hora punta y los viajes por ocio y compras han desaparecido y los flujos de viajeros ya no son los mismos. Todos estos cambios se pueden conocer, analizar y prever gracias a la herramienta informática con la que trabajan los técnicos de Metro, “Visum”, que permite adecuar la oferta a la demanda, como así se ha hecho en las últimas semanas.

Esta es una herramienta especializada en la modelización para planificación de transporte, que permite al suburbano madrileño la estimación de la utilización de las líneas según tipos de día y franjas horarias para dimensionar la capacidad de transporte necesaria para programar oferta de trenes. También permite modelizar la movilidad interior por las estaciones, por dónde se mueven los viajeros y hacia dónde van, algo esencial para poder ofrecer un servicio acorde con la utilización que le dan los viajeros.

Imagen3.jpg

Gracias al grado de experiencia que se ha alcanzado en Metro en la utilización de este tipo de sistemas y al desarrollo de proyectos complementarios de tecnologías de la información, se puede analizar a diario el comportamiento de los viajes. El principal de estos proyectos es la estimación de los desplazamientos origen-destino a partir de los datos anónimos de las validaciones de los títulos de transporte.

Este es un desarrollo reciente propio de Metro, con una colaboración externa, que ha conseguido obtener una buena estimación de la ocupación de los trenes en las cambiantes condiciones de estas fechas. Esto permite calcular que la oferta de servicio que proponemos cumple teóricamente con los requisitos de distancia interpersonal que las disposiciones de las autoridades están exigiendo.

Datos de la nueva movilidad

Uno de los datos más llamativos es que los desplazamientos masivos por trabajo o estudios en hora punta y los viajes por ocio y compras desaparecen y estaciones como la de Moncloa continúa siendo una de la más utilizadas de toda la red de Metro (por su cercanía con los hospitales), pero recibe solamente alrededor de 4.900 viajeros diarios frente a los 74.200 que registraba antes de esta situación.

Otros de los cambios que se pueden ver reflejados en el nuevo mapa de la movilidad en Metro de Madrid, es  que comenzó a cambiar cuando acabaron las clases (11 de marzo), con un descenso de viajeros del 43,14%, una cifra que se acentuó mucho más desde que se decretó el estado de alarma (14 de marzo), un 88,77%. Desde entonces la media es de un 90% menos de viajeros.

Los madrileños ya ni realizan los mismos recorridos ni a las mismas horas. Hay que destacar que las zonas de hospitales registran el mayor movimiento, por ejemplo, estaciones como Hospital 12 de Octubre sube casi 100 puestos en el ranking de entradas, y Begoña y O´Donnell más de 20.

Otro ejemplo de cambio se encuentra en los trayectos, ahora aparecen entre los 5 primeros algunos como Chamartín-Begoña o Méndez Álvaro-O’Donnell. El cambio es muy importante y destacan sobre todos, los movimientos del personal sanitario. Las estaciones más utilizadas, además de Moncloa, son Plaza de Castilla y Nuevos Ministerios, mientras que la estación de Sol pasa a un séptimo lugar cuando antes era la primera.

La mayor parte de los viajeros se registran entre las 7 y las 8 de la mañana y de 14 a 15 a mediodía aproximadamente, coincidiendo con los turnos de entrada/salida de hospitales, la hora punta de la tarde se ha diluido. De hecho, la hora punta por la mañana comienza una hora antes de lo que antes lo hacía, a las 7:00, casi nadie viaja a última hora o los fines de semana. Y además el suburbano cierra ahora a las 24:00.