Tecnología para frenar el virus

¿Sabías que desde el comienzo de la crisis sanitaria, Metro de Madrid ha puesto todos sus recursos tecnológicos al servicio de la lucha contra el coronavirus? Te contamos cómo.

Uno de los elementos clave para ayudar al usuario a planificar sus desplazamientos en estos últimos meses ha sido la app oficial de Metro. Además de ofrecer información de cuándo pasa cada tren y la estación más cercana al viajero, ha incluido recientemente una nueva funcionalidad que permite conocer cuál es el grado de ocupación de las estaciones en tiempo real. Un semáforo en verde, ámbar o rojo se encarga de señalarlo en cada momento en las 87 estaciones que actualmente tienen establecido un límite de aforo en algún tramo horario. Esta información va acompañada del porcentaje concreto de ocupación, que comprende el periodo de los últimos cinco minutos. Próximamente, este servicio estará disponible en 148 estaciones de la red.

En esta misma línea de refuerzo informativo, Metro se ha incorporado hace unas semanas al asistente virtual de Google para ofrecer información sobre el estado de la circulación de sus trenes en tiempo real. De esta manera, los usuarios pueden saber si hay alguna incidencia en la red con solo preguntar al dispositivo. El asistente también recuerda las nuevas normas y medidas de seguridad para viajar en el suburbano, a través de una serie de mensajes que mencionan, por ejemplo, la obligatoriedad del uso de mascarilla en el transporte público. El asistente virtual de Amazon (Alexa) también ofrece información en tiempo real sobre el estado de Metro y ha comenzado a incluir, igualmente, recordatorios sobre las nuevas normas de seguridad adoptadas por el suburbano.

Otro de los mejores ejemplos del uso de la tecnología para garantizar la seguridad en los desplazamientos de los usuarios ha sido VISUM. Tras estas siglas, se encuentra una herramienta informática con la que trabajan los técnicos del suburbano para adecuar la oferta a la demanda. A través de ella, realizan una estimación de la utilización de las líneas según tipos de día y franjas horarias, con el objetivo de dimensionar la capacidad de transporte necesaria para programar la oferta de trenes. Además, esta herramienta permite modelizar la movilidad interior por las estaciones, por dónde se mueven los viajeros y hacia dónde van.

Todo un esfuerzo tecnológico para garantizar la salud y seguridad de los usuarios de Metro de Madrid.